lagoon_380_elan_regata_ruta_de_la-sal_2018_21

El Elan, único catamarán que termina con éxito la Ruta de la Sal

Nuestro querido Lagoon 380 “Elan”, gobernado por una tripulación de siete mujeres y tres hombres, acaba de lograr su gran reto: ser el único catamarán que ha terminado con éxito la XXXI Regata de Altura “La Ruta de la Sal” en su versión Este: Denia – San Antony de Portmany (Ibiza). Esta edición de 2018, en palabras de los propios organizadores “será recordada como una regata dura con grandes complejidades tácticas. También como una prueba en la que la flota en competición ha acreditado un nivel deportivo extraordinario.” “una regata solo apta para auténticos expertos en la navegación de altura.” “una regata muy dura, en la que la flota en competición acreditó un nivel deportivo extraordinario, navegando en condiciones difíciles solo gobernables por equipos muy bien gestionados y con gran experiencia en la navegación de altura” (ver noticia completa aki).

François Xavier Crone, José Luis Jiménez, Patricia Navarro, Cuqui Gracia, Pitu Alquézar, Ana Cris Mayayo, Victoria Ramírez, Manuel Moros, Arantxa Crespo y Rosana Soler han luchado con gran espíritu competitivo en la que, para casi todos, era su primera prueba de velocidad, demostrando grandes aptitudes tanto a nivel deportivo como de compañerismo y buen humor. Una regata complicada, con temporal que llegó en ocasiones a los 35 nudos y en la que más de la mitad de los barcos tuvieron que abandonar, lo que hace aún más gratificante la victoria.

Ondeando en el mástil una gran bandera de Aragón, adornando los traveses de babor y estribor con cadenas de banderolas aragonesas y luciendo  pulseras, cordones y adornos de nuestra región, llevamos orgullosos las bandas rojas y amarillas por tierras y mares valencianos y baleares durante los cuatro días que duró la prueba y posterior entrega de premios. También hubo espacio para el romanticismo al más puro estilo “Message in a bottle”, dejando que nuestros nombres navegaran por aguas mediterráneas en una pequeña botella, meciéndose entre olas para que otros marineros la encuentren… (https://youtu.be/douElqJBasw)

El Elan, que ya fuera protagonista en el programa brasileño Viagem Cultural en su paso por Ibiza llevando al presentador Rodrigo Ruas y su equipo de cala en cala (https://youtu.be/vPd5xyLJfls), vuelve a destacar, esta vez por “colarse” entre grandes profesionales de la navegación y ser uno de los 31 barcos (40 renunciaron) que han llegado a su destino en Ibiza sin poner motores. 

Una vez más se confirma que nuestro Lagoon 380 es veloz, fácil de maniobrar y de gran estabilidad en el mar!



Captura de pantalla 2018-04-02 a la(s) 20.16.51

Nomenclatura básica

Proa, popa, babor y estribor: las partes delantera, trasera, izquierda y derecha respectivamente del barco.

Mástil: el palo vertical en un velero que sirve para sujetar las velas.

Botavara: palo o percha horizontal que, unido al mástil, sirve para orientar la vela mayor.

Mayor: vela sostenida por el palo mayor.

Génova: vela triangular que se coloca en la zona de proa del mástil.

Spinnaker: vela especial en los barcos de vela deportivos.

Escota: Sirve para orientar la vela con respecto al viento.

Carro de escota de la mayor: permite desplazar la maniobra de la escota de la botavara de mayor hacia barlovento o hacia sotavento.

Izar, arriar. marear: subir, bajar y orientar velas respectivamente.

Bañera: situada en la parte central hacia popa, es una zona abierta, con bancos y mesa.

Toldo Bimini: toldo que da sombra a la bañera.

Eslora: dimensión de un barco de proa a popa.

Calado: dimensión sumergida de un barco.

Fondear: amarrar la embarcación al fondo marino mediante un cabo o cadena, ya sea utilizando un ancla o un muerto.

Muerto: pieza pesada que descansa sobre el fondo.

Defensa: sirve para proteger de golpes al atracar.

Garreo: cuando el ancla no queda bien fijada al fondo y se arrastra sobre él

Captura de pantalla 2018-04-02 a la(s) 20.16.51

Velero vs Catamarán

Lo primero que tienes que hacer es elegir cuál va a ser “tu apartamento” este verano. El Velero o monocasco de vela tiene más ceñida, con lo que, si eres algo expert@ y tienes viento para ello la sensación de navegar en un ángulo de 25-30º es única. Como contra, es un barco más inestable: agárrate bien y prepara la biodramina, seguro que alguno de tus amigos la va a necesitar! El Catamarán, por el contrario, es estable y seguro, rara vez se escora más de 5º. La navegabilidad se convierte en algo más cómodo: no tienes que estar pendiente de sujetar platos y vasos, es más dificil que llegue el mareo y podrás disfrutar del vermú, la cena y las tertulias nocturnas mientras navegas.

El catamarán se conforma de dos cascos unidos por una plataforma o “esqueleto”. Ello le da una serie de ventajas que hacen que sea un barco mucho más recomendable para unos días de relax.

Espacio: es mucho mayor que el de un monocasco, lo que lo dota de mayor habitabilidad y privacidad. En el interior, los camarotes y el salón-cocina son mayores. En el exterior, cuenta con una bañera donde comer, echarte una partidita a las cartas o tomarte un buen gin-tonic sin que los cabos ni la escota sean un estorbo. En proa, su solarium es el lugar perfecto para tomar el sol y relajarte mientras dejas el mar a pocos centímetros bajo la red.

Luz y ventilación: la cabina central está elevada sobre los cascos. Esto permite una mayor ventilación del interior, y un salón con cristaleras y visibilidad casi de 360º.

Calado: mucho menor que el de un velero. Esto te permite acceder a rincones de poca profundidad y fondear y estar más próximo a la costa.

Velocidad: contra lo que pueda parecer, al no disponer de una gran ceñida, el viento no encuentra prácticamente resistencia. También son más ligeros de peso, tienen una superficie de vela mucho mayor y el efecto túnel que se crea en el puente que une los cascos amplía el efecto. Pueden alcanzar velocidades superores al viento real. Con viento de popa, navegarás entre un 75% y un 100% más veloz que en un velero.

Ruido: su distancia del centro al agua es mayor, por lo que se difumina en mucho el “chapoteo”

Seguridad: es prácticamente imposible que un catamarán vuelque. Incluso con un gran daño en el casco, seguirá a flote. El hecho de que haya mucho más espacio en cubierta, libre de aparejos, también dificulta la caída al agua.